El portal de noticias de Veracruz en internet

domingo, 20 de diciembre de 2015

Crónica del segundo informe de Américo Zúñiga

 

Xalapa, Ver., 20 de diciembre de 2015.- Los invitados arribaron a partir de las 10:30 de la mañana, llenando poco a poco los tres niveles del Palacio Municipal. Fueron recibidos con música de distintos géneros,interpretada por la Orquesta Municipal de Xalapa. En la acera de enfrente, jóvenes y niños disfrutaban de la pista de hielo instalada en el Parque Juárez por el gobierno municipal.

 

En punto de las 12:00 horas inició la Sesión Solemne de Cabildo con los honores a la bandera, acompañados de la Banda de Guerra del 63 Batallón de Infantería, tras lo cual todos los integrantes del Honorable Cabildo pasaron lista y leyeron el orden del día. Llegó entonces el momento de proyectar un video en el que se resumieron los principales logros y avances de la administración encabezada por Américo Zúñiga Martínez durante el 2015.

 

El alcalde tomó la palabra a las 12:25 horas, agradeciendo la presencia del representante del Gobierno del Estado, el Secretario de Salud,Fernando Benítez Obeso. Entre los invitados especiales mencionó a la magistrada del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz, Beatriz Rivera Hernández; a la rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara; al senador por Veracruz,  José Francisco YunesZorrilla, y en representación del senador Héctor Yunes Landa, a Verónica de la Medina, su esposa. 

 

Con emoción saludó a su mamá, Guillermina Martínez, a quien llamó “la mujer que más admiro y sin quien yo no sería nadie”. Ante ella mencionó los momentos familiares difíciles que en este año pasaron por el fallecimiento de su padre, el ex alcalde de la ciudad, Guillermo Zúñiga Martínez, “estoy seguro que él disfrutaría mucho ver lo que hemos logrado juntos”, expresó. 

 

A su esposa Mariana Yorio, y a sus hijos Sofía, Tamara y José Antonio, los reconoció como su inspiración y fortaleza para trabajar todos los días y alcanzar los objetivos planteados en su carrera como servidor público.

 

Ante representantes de organismos públicos y privados, Zúñiga Martínez destacó que este acto es un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas a la ciudadanía, característica de su administración, lo que le ha valido reconocimientos estatales, nacionales e internacionales. 

 

Luego de subrayar el apoyo recibido por parte del Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, y del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para el desarrollo de Xalapa, agradeció también la colaboración de los empresarios xalapeños y de los distintos niveles de gobierno que participaron con el Ayuntamiento de Xalapa para la realización de las obras y acciones que hicieron de este 2015 uno de los años más fructíferos en la función pública de Nuestra Capital. 

 

Un saludo muy especial mereció don Antonio Chedraui Obeso, empresario Xalapeño, del grupo Chedraui, quien apoyó la construcción de 20 calles con ollas de concreto, motivando la participación ciudadana, quienes aportaron más de 4 millones de pesos.

 

Américo Zúñiga habló de cómo estos objetivos fueron cumplidos gracias al trabajo en equipo de todos los empleados del Ayuntamiento, y por las gestiones y visión de los regidores del cabildo; “con todo lo anterior –dijo- se superaron los momentos difíciles que trajo el año gracias a su voluntad y solidaridad”. 

 

El alcalde felicitó a las agentas y agentes municipales, a quienes les reconoció su trabajo en la zona rural de Xalapa. “Gracias por su trabajo, por su esfuerzo, por su dedicación a nuestra gente”. 

 

La Sesión Solemne de Cabildo finalizó en punto de las 13:00 horas, tras lo cual Américo Zúñiga Martínez agradeció uno por uno a quienes lo acompañaron en el Segundo Informe de Labores, recibiendo sus felicitaciones y tomándose la foto del recuerdo con quienes se lo solicitaron.

 

A las 14 horas seguía con los saludos, las felicitaciones, los abrazos. Doña Malenita, una de sus amigas, se acercó a saludarlo y así uno a uno, el alcalde saludó a todos los que se acercaron. 

 

Cuando salió a la calle de Enríquez seguían las porras y los aplausos. Hasta quienes caminaban por la acera, sin haber asistido al informe lo abordaban. Ahí, después de saludar a comensales del café La Parroquia, se subió a un taxi y se fue, sonriente por el deber cumplido.