El portal de noticias de Veracruz en internet

martes, 26 de marzo de 2019

Nada de retórica triunfalista


Desde el Café

Bernardo Gutiérrez Parra
De visita en Xalapa, el presidente de la Canacintra, Enoch Castellanos Pérez, no se anduvo con rodeos y fue directo al grano. Dijo que los empresarios están “huyendo” de Veracruz porque no aguantan la inseguridad y violencia. Y aquí el punto es que tiene razón.
Ya es parte del paisaje cotidiano ver letreros de “Se Renta”, “Se Vende” o “Se traspasa” en locales que antes fueron fábricas, mueblerías, ferreterías, papelerías, farmacias, tiendas de ropa, antros y tiendas departamentales. ¿En qué municipios? En casi todos.
Estos cierres van aparejados a la indolencia de las autoridades porque el cacareado combate a la inseguridad ni se ve ni se siente.  
Y va nomás un ejemplo.
Comerciantes de la calle Insurgentes de Xalapa, a dos cuadras del centro, denunciaron este martes que sólo en esa arteria han cerrado cinco negocios debido a la inseguridad.   
Castellanos Pérez dijo que los empresarios están migrando a Puebla, Querétaro y la Ciudad de México, donde también hay problemas, pero donde las autoridades tienen más disposición de enfrentar a los delincuentes.
Y es que aquí la apatía está bárbara; tanto que ya nadie contesta señalamientos como los que hizo el representante de la Canacintra.
Este fin de semana presidente Andrés Manuel López Obrador estará en Poza Rica, Tuxpan y Tantoyuca. En mayo del 2017 prometió que regresaría como presidente y lo va a cumplir. Pero además, dijo que impulsaría un programa de desarrollo para esa zona y es ahí donde lo quieren ver sus anfitriones.
De la otrora pujante y petrolera Poza Rica no queda mucho. De acuerdo con cifras extraoficiales, al menos un 15 por ciento de pequeños y medianos empresarios han cerrado sus negocios.
“Aquí sobran dos cosas: violencia y desempleo. La gente que puede vende lo que tiene y se va porque no le ve futuro a la ciudad. El auge petrolero es historia; el comercio va en declive, las fuentes de trabajo escasean y si a eso le agregas la inseguridad tienes la tormenta perfecta” me dijo un amigo pozarricense.
La crisis lleva años, pero el crack se produjo entre 2012 y 2017 con la debacle del proyecto Aceite Terciario del Golfo que dejó sin empleo y sin liquidación a más de 20 mil trabajadores. Y es que las empresas que los contrataron se fueron de la noche a la mañana y los dejaron a su suerte.
A raíz de eso se agudizó la inseguridad, la violencia y la falta de empleo. Mismos problemas que sufren en Tuxpan (donde están aumentando los feminicidios) y Tantoyuca, un lugar pobre, sin fuentes de empleo y que adolece de un cacicazgo familiar.
En esos tres municipios AMLO ganó por patiza el 1 de julio porque prometió trabajo y seguridad. Algo bueno en esos dos renglones debe llevarles el Presidente porque eso es lo que quieren sus habitantes. No un choro largo y tedioso plagado de retórica triunfalista.