El portal de noticias de Veracruz en internet

viernes, 18 de diciembre de 2020

Manuel Munguía Castillo


Si la vida fuera justa, si la naturaleza guardara un equilibrio y si la muerte fuera más seria en sus cosas, seguramente Manuel Munguía Castillo hubiera vivido más de cien años, y no estaríamos ahora llorando su muerte prematura, que nos dejó así de repente sin su voz, sin su conocimiento, sin su palabra.

Porque Manuel era un hombre sabio y un lingüista impresionante. No se podía quedar nadie sin una respuesta suya, porque al parecer todo lo sabía de nuestro idioma y de otros: definiciones, etimologías, historia.

Fue ésa la razón por la que Jorge Saldaña lo convocó desde muy joven a su programa Sopa de Letras, y siguió con él cuando el hombre-televisión se vino a vivir a Xalapa y nos regaló varios años su programa y su talento en el canal de RTV.

Manuel Munguía fue, además, conductor de Veracruz agropecuario, un programa añoso que él mantuvo vigente con su don de gentes y su conocimiento de las mujeres y los hombres del campo veracruzano.

Hoy lloramos al maestro Munguía y extrañamos ya sus décimas cotidianas en Notiver, en donde ayer todavía salió y lo vimos sin saber que ya no estaba entre nosotros, aunque seguirá estando siempre que nos sigamos acordando de él y recordemos su ingenio maravilloso y su humor notable, como hoy traemos de nuevo tres décimas al azar, porque todas las suyas eran buenas y memorables; tres décimas que nos revelan su arte mayor, su creatividad, su incisiva mirada.

Descansa en paz, Manuel Munguía.


El profe Cuitláhuac


Cuitláhuac muestra desdén

en medio de la metralla;

nos ‘sugiere’ ir a la playa

en grupos “de cien en cien”.

Sus achichincles y él creen

que con propuestas ‘simpáticas’

ganarán masas fanáticas

que, además, con ‘devoción’,

verán por televisión

sus ‘clases’ de matemáticas.


Taibo: machismo y lectura


“Vamos a darle en la madre”

con “putazos al machismo”

es machista por sí mismo,

a más de un soez encuadre.

Quien de esa forma baladre,

trueca el Fondo de Cultura

Económica en basura;

de ahí que se vuelva ociosa

de Taibo la pretenciosa

“promoción de la lectura”.


Mensaje de Navidad


Nacimientos, arbolitos,

colaciones y piñatas,

mensajes, palabras gratas,

peregrinos, pastorcitos.

Que disuelvan nuestros gritos 

los rastros de vanidad.

Que sirva la Navidad

para que hombres y mujeres

fundemos nuestros quehaceres

en la buena voluntad.


sglevet@gmail.com