El portal de noticias de Veracruz en internet

martes, 13 de julio de 2021

Las naranjas podridas


 Usted Dirá….

 Por: Roberto Valerde García

 Se lo pregunté personalmente al gobernador en una entrevista hace apenas unos meses y muy seguro, altivo, quizá hasta molesto por el cuestionamiento me respondió que todos los miembros de su gabinete trabajaban de maravilla, que no pensaba en cambios en su administración, cuando es evidente que a más de uno de sus secretarios de despacho debería haberlos despedido vergonzosamente a patadas desde hace mucho, por ineptos, ineficientes, por simulación u omisión que también son formas de corrupción.

El tiempo me dio la razón y más temprano que tarde, Cuitláhuac García Jiménez se dio cuenta de que en su “colote” (cesta o canasto que llevan sobre sus espaldas los cortadores para cargar limones o naranjas) lleva algunas frutas podridas y hay que eliminarlas antes de que contaminen a todas las demás.

Al primero que puso de patitas en las calle, fue al inútil de Eduardo Cadena Cerón, quien cobraba, reitero, sólo cobraba, como Secretario de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca /SEDARPA), pero que en más de dos años no hizo nada por los productores veracruzanos, quienes casi desde el inicio de su gestión lo repudiaron y se quejaron inútilmente de que no los atendía y, en su lugar, designó a Evaristo Ovando Ramírez, quien entró a la dependencia con el pie izquierdo, regando el tepache y en pocos días en el puesto ya se le armó un desgarriate en las oficinas centrales. ¿Por qué?, pues nada, que nombró como jefa de personal a Verónica Islas Guerrero, otra de la dinastía y parentela directa del subsecretario de Finanzas y Planeación Eleazar Guerrero Pérez. ¡¡Ándele, le atinó usted!!, ese que es pariente incómodo, de ese mismo le escribo y bueno, como la señorita se siente hecha a mano, pues llegó despidiendo a quien se le ocurre y tratando a los empleados de esa secretaría con la punta del pie.  Carajo, ni como ayudarlos si ellos se ponen de pechito.

Otra que se acaba de ir por la puerta de atrás, como perrito regañado, con la cola entre las patas y las orejas agachadas, es la dos veces jefa de Comunicación Social del ayuntamiento de Cosoleacaque, periodista de profesión, Rocío Pérez Pérez, quien definitivamente no dio el ancho en la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA).

Su paso por dicha dependencia estatal fue gris, nunca figuró, nunca informaba de sus acciones, se llenaba la boca en decir que por el estado circulan más de millón y medio de automotores, que existen más de 150 tiraderos a cielo abierto a lo largo y ancho de la entidad, que hay ingenios azucareros que contaminan aire, suelo y agua, que se tienen fábricas, granjas y rastros que desechan sus agua a los pocos ríos que nos quedan ¿y sabe qué cambió desde que llegó a sentarse en su escritorio? Nada. La señora pensó que haciendo horas nalga iba a desquitar el salario, pero se equivocó y ahora posiblemente sigue a nalga suelta, aunque desde su casa y sin estar en la nómina.

En su lugar asumió como encargado de despacho Juan Carlos Contreras Bautista, pero hay grupos de ambientalistas que andan haciendo su grillita para que el gobernador ponga a algun ambientalista con experiencia en esa área.

Pero la gran interrogante es ¿cuándo se va a decidir por reelevar a Xochitl Arbesú Laqgo, quien se la ha pasado turisteando por Veracruz, pero sin una estrategia clara para reactivar el turismo. Sí, es cierto, se atravesó la pandemia y el cierre de muchos espacios, pero la pandemia tiene un año y esta señora con su chochera lleva más de dos años y medio. Ah! eso sí, recuerde usted que fue severamente cuestionada porque en sus viajes de comisión, factura hasta las chucherías que comen ella y su equipo.

Por Dios, urge reactivar la actividad turística, urge un programa de apoyos a los hoteleros y prestadores de servicios, se pide a gritos un proyecto magno que catapulte a Veracruz y lo coloque en el radar de las grandes agencias de viaje y aerolíneas del mundo.

No tenemos una “Marca País”, pero quién nos impide tener una “Marca Estado”. En Orizaba, mi tierra natal, gracias al turismo se transformó la ciudad y le cambió la vida a gran parte de la población. ¡Sonríe, estás en Orizaba! Ese es su lema, esa es su marca ¿Y el estado?

En resumen, más vale tarde que nunca, que bueno que el jefe del Ejecutivo del estado por fin se decidió a mover las piezas de su ajedrez, es un buen síntoma, pero faltan naranjas podridas que sacar, pero sean amigos o parientes, si no pueden que se larguen y que le den oportunidad de trabajar a otros que sí tengan ideas y ganas de hacer algo diferente y no se tratas de vendettas, rencillas, ni cobro de facturas, son cambios realmente necesarios. ¿Quién será el o la próximo(a) en caer? Hagan sus apuestas.