El portal de noticias de Veracruz en internet

martes, 27 de julio de 2021

Mensaje de la Conferencia del Episcopado Mexicano en relación con el próximo ciclo escolar 2021-2022

En él los obispos proponen 7 puntos. En síntesis:

1. Garantizar un Programa Estratégico General para el Regreso Presencial a la Comunidad Educativa, el próximo 30 de agosto, que parta de un diagnóstico serio, calificado y amplio, que recoja las realidades y las voces de la educación pública y privada, con especial atención a las dolorosas situaciones de inequidad, articulando una respuesta gradual y solidaria para todos.
2. Responder con toda la fuerza del Estado (sociedad y gobierno), ante esta crisis sanitaria, económica y educativa.
3. Abrir a la participación de la sociedad la implementación de la vacunación (académicos, empresarios y organismos intermedios), con el fin de alcanzar en menor tiempo una inmunidad de toda la sociedad.
4. Procurar el bienestar integral de todos los niños, niñas, adolescentes y jóvenes (educación, salud, seguridad, afecto, etc.) observando el principio constitucional del interés superior de la niñez.
5. Realizar un esfuerzo en el presupuesto para apoyar al sector público y privado de la educación, y así garantizar protocolos en donde se reconozca la realidad de cada centro. Igualmente, se incorpore una real participación de la comunidad educativa. Así mismo se hace un llamado a toda la sociedad en la corresponsabilidad de los centros educativos para que impulsen las prudentes actividades educativas.
6. Poner al servicio de la niñez los medios pedagógicos, tecnológicos e instrumentales para el regreso a clase.
7. Finalmente, y no menos importante, responder al desafío de la reconversión física y social, de cada comunidad escolar, A TRAVÉS DE LA GENERACIÓN DE UN PACTO EDUCATIVO LOCAL, entre directivos, maestros, padres de familia, estudiantes, comunidad en general, incluyendo autoridades civiles, académicos, asociaciones religiosas (en una sana laicidad positiva y constructiva), entre otros.

Le invito a leerlo, asimilarlo y DIFUNDIRLO!

Trabajemos y oremos, para que la niñez y juventud de México salga ganando en esta batalla.