El portal de noticias de Veracruz en internet

martes, 20 de julio de 2021

URGENTE Y VITAL, PARTICIPAR Y EVALUAR

Mutatis mutandis.

Por Rafael Arias Hernández.

Deben cambiarse gobiernos municipales, diputaciones y la administración de la Universidad Veracruzana.

En todos los casos la pregunta es: ¿Qué hacer con responsables y capaces; y qué, con  ineptos y corruptos?

En general, la credibilidad y confianza se revaloran; y a la vez, están siendo severamente cuestionadas.

Se habla de efectividad y prestigio de la Universidad pública; y también, en muchos casos, de notorias y escandalosas ineficiencias y hasta de corrupción. 

Mientras tanto, se sabe que 4, de cada 10 ciudadanosaprueba trabajo y resultados de alcaldes. Cuestionándose la operación de la mayoría de los gobiernos municipales.

De acuerdo con el “Ranking Mitofsky Capítulo: alcaldes de México. Aprobación Ciudadana… La aprobación promedio del centenar de alcaldes y alcaldesas evaluados fue de 44.6%; es decir, cuatro de cada diez ciudadanos aprobaron su gestión…” (El Economista. 160721)

Sobresale, que los niveles de credibilidad y confianza en los gobernantes, dan mucho que decir y que exigir. 

Así, por citar en lo general algunos casos, en promedios aproximados,  más del 74 % de la población no se siente representada por los partidos políticos, siguiéndoles los diputados locales con 73%, los senadores 72%, los diputados federales 70%. Además66% siente que el gobierno federal no los representa, al igual que los gobiernos estatales con 65%, y las autoridades municipales con 60%.

Hay por tanto,  falta de credibilidad y confianza en muchos de los gobernantes y encargadosdel sector público

Ante lo inocultable y característico, en cada caso. Frente a la creciente falta de recursos y necesidades sociales en aumento.

¿Qué hacer para asegurar eficiencia y buenos resultados? ¿Cómo enfrentar negligencia, ineficiencia y delincuencia en instituciones y dependencias  gubernamentales? 

Imprescindible diferenciar, aciertos de errores; identificar tanto  logros y avances, como pérdidas y retrocesos; y además, exigir y asegurar disponibilidad pública y permanente, de suficiente información accesible, actualizada, confiable y pertinente. Bien se sabe que demasiados sujetos obligados, no cumplen.

Ante esto y más. La disyuntiva es simple y clara: seguimos simulando y haciendo como que lo hacemos; o bien, avanzamos y mejoramos capacidades y habilidades para enfrentar y resolver retos y problemas.

¿Cómo fortalecer y mejorar, responsabilidad y capacidad reflejada en los hechos?

Para empezar, se pueden y deben identificar y reconocera los que demuestren, en los resultados, que hacen bien su trabajo, y cumplen con logros y avances comprobables.

Y por otro lado, también es necesario señalar y denunciar a presuntos responsables, prófugos potenciales, y culpables impunes.

Indispensable tener presente, que no existe la institución perfecta; y que, en todo caso no puede, ni debe ignorarse, que los que salen, deben entregar bien, cargo y encargo oficiales. 

Los que se van, preparan la formalidad tradicional; y bien se sabe, que una vez más, la mayoría hacen y deshacen, con los recursos públicos y las atribuciones institucionales.

No es posible desatender, ignorar y minimizar daños y consecuencias de ineptos y corruptos. 

Como es costumbre. Se menosprecia o ignora el trabajo realizado; incluso, pasa desapercibido y sin la debida atención, el llamado acto de entrega recepción, que debería ser un acto de evaluación pública y que, con las nuevas disposiciones legales y de anticorrupción, en realidad es un proceso queno termina con su partida o separación del cargo. 

Los que salen, tienen innumerables obligaciones  que cumplir y responsabilidades que enfrentar y justificar. En estricto sentido nada de entregas y te vas, pues el plazo se extiende por más tiempo, dependiendo de la negligencia asumida, del daño causado, y del reclamo exigido.

Responsabilidades y obligaciones complicadas, ante una indebida costumbre y tradición, caracterizada por el desinterés y la apatía ciudadana y social; y también por la desidia, indolencia y perversidad de quienes están a cargo.  

Por lo pronto, hay que tener presente que en demasiados casos, es muy difícil evaluar, porque no hay la información institucional suficiente, actualizada y confiable; ni se ha logrado, la rendición de cuentas verdadera y puntual; y tampoco se ha logrado establecer una fiscalización real y efectiva.

Predominan simulación, distracción, comprobación incompleta o superficial, orientada a cubrir las apariencias.

IMPRESCINDIBLE PARTICIPAEVALUAR.

Las preguntas son claras y sencillas:

¿Vivimos y enfrentamos la realidad que percibimos y consideramos importante atender y superar? ¿Atendemos y resolvemos los problemas individuales y sociales que nos afectan, y que caracterizan esta realidad queinfluye y condiciona? ¿Vemos esa realidad como queremos, o como es y nos afecta?

Importante responder hoy y aquí, para precisar los alcances de nuestra presencia, existencia e intervención, dentro de una sociedad que necesita y espera  de todos, participación y aportación serias y responsables, verdaderas y efectivas.

La cuestión es: ¿Qué hacemos o dejamos de hacer? ¿Cuáles son los alcances de nuestra participación? ¿Qué consecuencias, ocasionanuestro desinterés, pasividad y conformismo?

Hay que reflexionar al respecto y hacerlo, para empezar, cuando menos en dos perspectivas.

Una, la relacionada con nuestra percepción, su capacidad, orientación y  alcances. Esto es, la manera de ver y definir lo que nos interesa.

Y, la otra, cómo y en que decidimos participar. El estado de fusión y congruencia entre decir y  hacer;  pensar y realizar, en consecuencia.

Etodo caso, urge detener y erradicar ineficiencia y delincuencia gubernamental.  “Nada de ya termine y ahí nos vemos, que respondan y paguen los que vienen”. 

Ni la irresponsabilidad, ni la impunidad pueden ni deben permitirse, sostenerse y padecerse, en los gobiernos.

Está probado que emensaje efectivo, que cubra y penetre la opinión pública, es el pensando, estructurado y difundido respecto a condiciones y situación específicas de una actitud responsable

Directo  y breve. No más desinterés y apatía. Ni dejar hacer, ni dejar pasar. Hay que participar y  evaluar, para mejorar

Así, en todo contexto definido de interés comúnexigir información y rendición de cuentas verdaderas y puntuales. Asegurarlas y disponer de ellas, en forma sencilla y clara, para que  la gente recuerde, use y reproduzca.

Todo servidor público debe servir. Transmisión e interpretación, medio y fin de comunicación e integración social.

 

-Académico.IIESESUVTwitter@RafaelAriasHFacebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH