El portal de noticias de Veracruz en internet

lunes, 25 de octubre de 2021

Cuando el país o el estado los necesita; los casos de Patrocinio y Huerta


El presidente López Obrador, quien a todas horas hace política, decidió mandar señales muy claras a favor de Claudia Sheinbaum y en Veracruz dio permiso para que se mueva Rocío Nahele, pero…

Ya sea por órdenes de AMLO o porque así lo deciden los involucrados, hay quienes tanto a nivel nacional como en Veracruz tienen el bate al hombro, listos para pegar de jonrón si las condiciones del juego y el lanzamiento se los permite.

López Obrador es un Presidente con mucho poder, basado en su popularidad, la mayoría en el Senado y la Cámara de Diputados, el control sobre los gobernadores y la mayor parte de las legislaturas estatales, su influencia en la Suprema Corte y jueces y su alianza con el Ejército y la Armada.

¿Podrá imponer a su sucesora o sucesor? Al candidato o candidata, sí, y al sucesor o sucesora… también, salvo que cometa errores graves o resulten un fiasco el Tren Maya, el aeropuerto Felipe Ángeles y la refinería de Dos Bocas.

Sin embargo, los tiempos han cambiado y debe permitir el rejuego, y ahí están para eso Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, el primero, ahora, con pocas posibilidades y el segundo prácticamente sin ellas.

Por eso, el aún nuevo secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández (el que se peleó con Bartlett por las inundaciones en Tabasco) se ha metido a este proceso. Tan se ha metido que todos los grupos políticos lo saben.

Adán Augusto es un tabasqueño de 58 años, nacido en Paraíso, que inició su actividad en la política en el PRI. Hace 21 años le coordinó la campaña al priista Manuel Andrade Díaz, quien ganó la gubernatura.

Luego renunció al Revolucionario Institucional y se pasó al PRD. En 2007 pudo ser diputado local y en 2009 ganó otra elección para ser diputado federal. En 2012 triunfó en la elección de senador y en 2018 ganó la gubernatura tabasqueña, cargo que ejerció hasta finales de agosto pasado, cuando el Presidente lo llamó a colaborar en su gabinete como secretario de Gobernación.

En 14 años ininterrumpidos ha sido diputado local, diputado federal, senador, gobernador -en elección tras elección- y ahora secretario de Gobernación.

Suele suceder, a quienes su esfuerzo y las circunstancias de la política les permiten una larga carrera de triunfos, que llegan a pensar que son los mejores en su actividad, que se merecen todo lo ganado y que su estado o el país los necesita.

¿Será ese el caso del secretario de Gobernación?, quién sabe, pero si se metió al proceso de la sucesión es porque, entre otras cosas, no le ve a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México los tamaños para ser la candidata y próxima presidenta de México, aunque la gente suponga que por ahora está en ese cargo para ayudarla a llegar a la meta.

En la política mexicana, del siglo pasado hasta la fecha, casi todos los secretarios de Gobernación han deseado o ambicionado ser los sucesores de sus jefes. Recordemos a algunos de los años setenta para acá: Mario Moya Palencia, Jesús Reyes Heroles, Enrique Olivares Santana, Manuel Bartlett, Fernando Gutiérrez Barrios y Miguel Ángel Osorio Chong.

Mientras tanto, en Veracruz, Rocío Nahle, la secretaria de Energía de López Obrador, avanza en primer lugar para ser la sucesora de Cuitláhuac García.

Morena podría hacer historia en Veracruz con la primera gobernadora, le declaró en estos días a Diario de Xalapa el delegado en funciones de presidente estatal de ese partido, Esteban Ramírez Zepeta, y todos voltearon a ver a Nahle. Pero…

Sin embargo, como sucede a nivel nacional, hay dos con el bate al hombro, con la intención de pegar de jonrón. Uno, Patrocinio Cisneros Burgos, secretario de Gobierno. Dos, el delegado de los programas federales, Manuel Huerta.

Cisneros es ingeniero agrónomo por la Universidad Autónoma de Baja California, fue director de Recursos Humanos en el gobierno de Baja California Sur y tesorero en el Ayuntamiento de Mulegé.

Huerta es abogado y sociólogo por la UV, conocido directamente por el Presidente.

Ha sido dos veces diputado federal, presidente de Morena en Veracruz y para el gobierno del Distrito Federal trabajó en las áreas de vivienda y protección civil.

¿Las circunstancias jugarán de tal forma para que alguno de ellos pueda mandar la pelota fuera del diamante o la bola saldrá del campo… pero por línea de foul?